lunes, 12 de enero de 2009

Luces y sombras...

Imagino que todos las tenemos... Cuando hablo de luz, hablo de lo que nos hace brillar, de aquello de lo que nos sentimos orgullosos, de lo que mostramos a los demás... Cuando hablo de sombras, hablo de aquello de lo que queremos cambiar, de aquello que nos apena o que nos disgusta.

Se que me puedes decir acerca de que nosotros somos seres de clarobscuros, que no hay un dominio de ese blanco o negro del que estoy hablando, que tiene que ver con una serie de situaciones o perspectivas para denominar esa claro-obscuridad... pero no me digas que no te gustaría ser luz para los demás y para mismo... Muchas veces pienso en ser luz para mí que alumbre a los otros... Diría el maestro Hernaldo Zúñiga: 'Alumbrarme y alumbrar'...

Hoy te pregunto a , en esta comunicación que comenzamos, en esta comunicación que estamos construyendo... ¿Cuáles son tus luces?. No quiero hablar hoy de nuestras obscuridades que están y estarán, pero me gustaría que me platicaras de algo de lo que te sientes profundamente orgulloso... algo que te sirve para alumbrarte y para alumbrar a los que te rodeamos. Si hablara de mí, te diría que mi alegría o quizá mi forma de ver la vida es aquello que me da luz y creo que alumbra a los que están cerca de mí.

Gracias por leerme. Deseo para un buen inicio de semana.

Abril

12 comentarios:

Exenio dijo...

Las sombras son producto de la proyección de la luz sobre un cuerpo sólido y sólo puede cambiarse la percepción que de las mismas se tiene por razón del ángulo e intensidad de dicha luminosidad.

En otras palabras, para cambiar esa sombra, debemos atender a la luz que, dicho de otro modo, me parece un bello concepto de tu parte...

Buen inicio de semana.



:-D

HéTeR dijo...

Entonces se podría decir que cada luz produce una sombra ... :´( pues si

El Dueño de los Cajones dijo...

No puedo negar que me diste una cosquilla interna.
Y me gustó.

Mis luces se encienden al estímulo. Quizás tenga momentos brillantes. Todo termina siendo producto del amor, siempre en movimiento.

feliz semana. me agradó la visita.

Alexz dijo...

el comentario primero dice: Que una luz produce una sombra.

Eso hay que celebrarlo, primero porque una sombra te puede acompañar siempre, hay que asegurarse entonces de producir sombras. Es la única manera de encontrarse siempre con la luz.

Yo en particular busco gente con luz, hace poco más de un año me encontré con alguien brillante y siempre le ando invadiendo.

Eso si, no hay que alumbrarse y llevarse un mal destello.

Saludos y muy bonito post

argome dijo...

creo que la única manera de alumbrar.. es dar.. paciencia, amor, comprensión..etc. (cosas buenas obvio) y ya con eso los reflejos te alumbran a ti......que simple no?

LB dijo...

Mi sonrisa y mi carisma.
Hace menos de un mes, cerré un ciclo maravilloso que todo médico vive; y hace un par de días tuve la oportunidad de darle las gracias a una gran persona con la que me topé durante esa dura prueba de un año, y al querer yo agradecerle taanto y todo, me ha dado ella las gracias por mi sonrisa y mi carisma que siempre la pusieron de buenas.
Y hasta ese día no recapacité que si he "alumbrado" la vida de los demás en algo, ha sido por eso.

Ovejita dijo...

wiii, qué tierno el post :D
Y bueno supongo que mi luz es que nunca nada me frustra del todo y que nunca me faltan ganas de seguir intentando las cosas.
Qu blog pochoncho!
Besooote!

David M. dijo...

Cuando tengo miedo, siempre prendo la luz.

•Zαiяα - chαи• dijo...

pues una luz... creo que es algo complicado, jamás había pensado en ello, pero supongo y alguna vez me lo dijeron, que es mejor cuando sonrio de verdad, que una sonrisa fingida para complacer a alguien

podría ser eso o cuando dibujo no sé, jajaja, mejor te hablo de lo que me obscurece, de eso si sé bastante =P


saludos

Xénit dijo...

Eso de las metáforas se te da muy bien...
A mí también me daría miedo vivir siempre en oscuridad, pero de vez en cuando la luz encandila también...

Saludos

Rodo dijo...

La mía es que soy estóico...

Vetepé dijo...

Hoy, volviendo a mi casa, a medio día, sorprendí a un colibrí que hacía piruetas frente a mi puerta.

Eso es una luz para mi. También lo es cuando esa chica que yo se que nunca se fijará en mi, me saluda de forma espontánea.

Tal vez no he vivido todo lo que podría querer vivir, pero el hecho de estar en el camino hace que el viaje valga la pena. Eso también es luz para mi.

(También lo es un helado de chocolate).